La entropía siempre gana

Para los que leais este blog y opteis por contribuir a su desarrollo y mejora con vuestras opiniones: PENSAD que el objetivo del blog es el enriquecimiento "social" y cultural. CONTRIBUID positivamente en los comentarios, debates y mensajes rapidos, pero LEED en primer lugar detenidamente lo que otros dicen en sus comentarios y valorad en consecuencia . Puede resultar una forma muy entretenida de aprender cosas nuevas y valorar diferentes puntos de vista, que siempre considero ineteresantes e importantes.

Mi intención no es enseñar a nadie, sino aprender de todos. -¡Ah!, no te olvides que "La entropía siempre gana" y que "Las cosas simples realzan su propia belleza"- Gracias. Salva Pous.

jueves, 13 de enero de 2011

Entropía: Definición y su aproximación a la sociedad. La Entropía ganando a Haití.


La "entropía" ganando a Haití, y el entorno, que es el resto del mundo no hace nada para evitarlo. No hacemos nada por ellos. Una aproximación lamentable a la victoria de la "entropía"  universal y tendencia a la desaparición completa de la  "exergía"*   de un país.
Retomando el artículo anterior:

La entropía es el grado de desorden y de caos que existe en la naturaleza. Es  el segundo principio de la termodinámica el que la define esquemáticamente como el "progreso para la destrucción" o "desorden inherente a un sistema". Este principio establece que a cada instante el Universo se hace más desordenado. Hay un deterioro general e inexorable hacia el caos. El caos es la nada y significa la máxima indeferenciación de un sistema.
El término Entropía fue usado por primera vez en 1850 por el físico alemán Rudolf Julius Emmanuel Clausius.
El azar, el destino, la suerte y el caos son los elementos principales que estudia la entropía, y por desgracia la entropía está centrada en Haití.

Uno de los patrones fundamentales de comportamiento que encontramos en el mundo físico es la tendencia de las cosas a desgastarse y a agotarse. Los edificios se derrumban, la gente envejece, las montañas y las costas se erosionan, y todo sin retorno. ¿Retornará Haití de su ecatombe o no nos interesa?

 La vida es una lucha contra la entropía. Esta lucha que es parte del fluir de la energía y la materia en el cosmos, se lleva a cabo en la naturaleza de la cual todo forma parte.

La energía del universo tiende a distribuirse en todo el espacio en busca del equilibrio, de la mayor estabilidad, de la mayor dispersión y probabilidad posibles; lo que da lugar al gran desorden, a la mayor redistribución, al caos y a la entropía máxima.

Las catástrofes que ocasionalmente interrumpen la aparente quietud del cosmos, como los terremotos, los derrumbes, los aludes, las erupciones volcánicas, las tormentas, la erosión del suelo, los inviernos que se prolongan y las nieves eternas, no son más que pequeñas manifestaciones esporádicas, en este planeta de la impaciencia que tiene la naturaleza por alcanzar su máximo estado de equilibrio, de mayor desorden, de completa estabilidad y de entropía absoluta. Parece que le llega el turno a Haití si no le ofrcemos un poco de nuestra "exergía".

Existen, sin embargo, sistemas que se oponen a este fluir de la naturaleza, estos sistemas son los organismos compuestos por materia viva, que constituyen sólo una ínfima parte de la materia y energía del cosmos y que, hasta donde se sabe solo existen en el planeta Tierra. Estos sistemas compuestos por materia viva: desde el virus más elemental, hasta los seres humanos incorporados al sistema-sociedad, existen para luchar y luchan para existir, diferenciandose del resto del universo.

La vida es el conflicto de lo singular contra lo universal; del desequilibrio de cada sistema contra el equilibrio máximo; del esfuerzo de mantenerse inestable en relación con la máxima estabilidad a que tiende la naturaleza y del orden contra el caos.

Todos los sistemas compuestos por materia viva, son inestables y frágiles y cada uno de ellos, como unidad individual, llega necesariamente al momento de su desaparición, de su incorporación al equilibrio y a la estabilidad: a la muerte que es la máxima entropía del sistema.

Para seguir siendo materia viva se necesita degradar y consumir energía continuamente; energía que los sistemas transforman en trabajo, que a su vez es utilizado para obtener la energía para el crecimiento y el desarrollo. Los seres humanos gastamos la energía y la reponemos con la comida. Si no se tiene comida no se puede reponer energía y podemos decir que la entropía gana. Mueres.

Dentro del sistema-sociedad humana se plantea continuamente el conflicto entre la estructuración del sistema y la tendencia del universo al caos, al equilibrio y a la estabilidad. La entropía se hace sentir cuando la violencia triunfa sobre la paz, el odio sobre el amor, la locura sobre la razón, la enfermedad sobre la salud, la miseria sobre la abundancia, la muerte sobre la vida, la ignorancia sobre el conocimiento, la necedad sobre la sabiduría y la mentira sobre la verdad. Cuando la violencia triunfa en el universo y se ejerce en un ambiente de odio, necedad e ignorancia, la entropía y el caos llegan a su máximo nivel.

Sistema es cualquier colección de materia que se quiera estudiar, o sea, aquella en la que concentraremos la atención en un memento dado. Un sistema puede ser un átomo, una molécula, un compuesto, una célula, un organismo, una cámara de fotos, un televisor, un insecto, una flor, toda la tierra, la sociedad, una ciudad, una galaxia, el sol. En fin, cualquier pedazo de materia que elijamos es un sistema; todo el resto de materia  y energía existentes en el cosmos constituyen los alrededores de ese sistema o entorno.

Creo con toda convicción, que hoy en día, lamentablemente, Haití como sistema-sociedad humana, está llegando a su nivel máximo de entropía y por lo tanto a su muerte universal. El entorno, que es el resto del mundo, no estamos haciendo nada por aportarle la energía necesaria útil ("exérgía") para luchar contra ella. Quien sabe, quizás Haití sea una de las primeras zonas del planeta en llegar a integrarse en la naturaleza y su equilibrio. Sin duda que si así es , después vamos el resto. La "exérgía" en Haití  ha llegado casi a su nivel mínimo, es decir, se esta agotando por completo. Son los paises desarrollados con poder quienes deben generarsela, aportando ayudas de todo tipo y eficientes para evitar que tienda a integrarse y formar parte de la estabilidad  y equilibrio de la naturaleza.

Un año después de la catástrofe, Haití está peor que al principio. Siguen sin ayuda suficiente. Sólo el 10% de las ayudas económicas han llegado, el resto se "han quedado por el camino". Más de 300.000 muertos ya, por los efectos del terremoto, del cólera y de otras enfermedades.

¡Si esto no es entropía en estado puro, que baje Dios y lo vea!

Salva Pous

* Exergía: "Energía útil" necesaria para hacer funcionar un sistema a su máximo rendimiento que no es el 100%. Este porcentaje no se consigue nunca ya que la "entropía", etre otros, lo impide. Desde mi punto de vista, en el universo socio-económico, la exergía para los paises como Haití,  se consigue con capital y ayuda humanitaria de los paises desarrollados, con el objetivo de restaurar e impulsar al país. La entropía lo degrada y la exergía lo impulsa.

Fuentes de apoyo: Internet, google y Carmona Collado, D. C. 2003. "Fractal Attraction".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada